EBRIOS SE AGARRAN A MACHETAZOS EN UCUM

78

Un hombre resultó con una herida de gravedad en la cabeza causada por un “machetazo” que le propinó su compañero de parranda. El lesionado fue trasladado de emergencia al Hospital General de Chetumal, donde su estado de salud es reportado como delicado.

De acuerdo a información del parte informativo policial, dos sujetos estaban ingiriendo bebidas embriagantes en el paradero de vehículos del servicio público enfrente del campo deportivo de la comunidad de Ucum en la Ribera del Río Hondo.

En determinado momento y, al calor de las copas, uno de ellos mencionó problemas de antaño que provocó una discusión hasta llegar al intercambio de golpes.

Testigos de los hechos se comunicaron al servicio de emergencia 911para solicitar la presencia de la Policía Rural Estatal, corporación que, por cierto, sólo cuenta con dos unidades para brindar seguridad a toda la Ribera del Río Hondo que cuenta con al menos 28 comunidades.

La policía tardó mas de 40 minutos en llegar al lugar de los hechos, a pesar de que en la comunidad de Ucum hay un destacamento de la Policía Quintana Roo ubicado a escasos metros de donde ocurrió el enfrentamiento.

Mientras tanto, los beodos intercambiaron golpes y pedradas, hasta que uno sacó un machete con el que lesionó en la cabaza a su oponente.

El hombre lesionado fue identificado como D.M.C. de 27 años de edad, quien resultó con dos heridas en el cráneo que le provocaron sangrado abundante y quedó inconsciente en el piso. El agresor huyó rumbo al crucero.

Paramédicos del grupo de rescate RINO acudieron al sitio de los hechos donde le prestaron los primeros auxilios al lesionado y lo trasladaron de emergencia al Hospital General de Chetumal donde su estado de salud es reportado como delicado.

A la llegada de los policías, testigos de los hechos señalaron el lugar donde el agresor se resguardó, por lo que fue detenido y llevado a las instalaciones de la Cárcel Pública Municipal por la comisión de la falta administrativa ebrio rijoso en vía publica, en espera que el afectado rinde su declaración ante un fiscal del ministerio público