AGUAS CON LOS CREMATORIOS EN ZONAS HABITACIONALES

56

SANTIAGO URBINA.-

La epidemia del Covid-19 continúa aumentando la estadística mortuoria en todo el país y los hornos crematorios trabajan a tope, detonando un problema del qué casi nadie habla, efectivamente nos referimos a la contaminación qué éstos generan al cremar los cadáveres de las víctimas, y es qué más allá del olor nauseabundo qué éstos hornos producen al ser utilizados, el verdadero peligro existe en la humareda negra que sale a todas horas de las chimeneas de las funerarias, pues contiene gases nocivos para la salud, y los vecinos que viven cerca de éstos negocios son los primeros en respirarlos, Dióxido de Carbono, Monóxido de Carbono, Partículas Suspendidas, Oxidos de Nitrógeno, Dioxinas y Furanos, son sólo algunas de las sustancias tóxicas que salen expulsadas al aire durante la combustión de un cadáver, según el Consejo Superior de Investigaciones Científicas de Madrid, España, indica qué el cadáver de un cuerpo humano despide en promedio 27 kilogramos de Dióxido de Carbono (CO2) a la atmósfera cuándo se incinera, en México de 650 mil muertes que ocurren al año, unas 130 mil personas son cremadas es decir un 20% estás incineraciónes significan lanzar a la atmósfera 3.5 millones de kilogramos de CO2 cada año, esto sin contar el incremento en muertes debido a la pandemia de Coronavirus, pero el mayor riesgo para la salud, especialmente para aquellos que viven junto o cerca a los crematorios, son la presencia de altas cantidades de Dioxinas y Furanos, indica el ingeniero químico industrial Carlos Álvarez Flores, por ejemplo en el crematorio del Panteón Municipal de Nezahualcóyotl se incineran seis cuerpos cada día, según Carlos, encargado de realizar el procedimiento siendo las Dioxinas y Furanos, las Sustancias más Tóxicas qué conoce el hombre, según el experto, es decir todos los vecinos qué viven cerca de algún crematorio, están Respirando Diariamente esas Dioxinas y tienen un altísimo riesgo de daños, de acuerdo con Álvarez, sé sabe que estos compuestos químicos afectan el sistema nervioso central de los niños menores de cuatro años, causando problemas de autismo, síndrome de déficit de atención, retraso mental e hiperactivismo, el especialista añadió que estás partículas debilitan el sistema inmunológico y son altamente cancerígenas, y pueden causar cáncer de boca, de faringe, de esófago, de estómago, de colon, de riñones, de hígado, de páncreas y de pulmones, en hombres jóvenes también afectan la producción de espermatozoides porque destruyen la testosterona e incluso hay estudios qué relacionan estas sustancias con la aparición de diabetes tipo 2, agrego el ingeniero químico, todos esos crematorios no deberían estar dentro de las ciudades y zonas habitacionales porque tienen equipos muy arcaicos que no cuentan con tratamiento de emisiones contaminantes, desafortunadamente la cremación es cada vez más demandada, porque ya no hay espacios suficientes en los cementerios del país, es más barata que un entierro y también la Iglesia Católica ya la permite bajo ciertas normas, indica el Consejo Mexicano de Empresas Funerarias (Comesef).