ROBO DE MASCOTAS, AHORA ES DELITO GRAVE EN QUINTANA ROO

Entre reclamos y presiones de integrantes de organismos defensores de animales, la XV Legislatura aprobó la nueva Ley de Protección y Bienestar Animal.

Quedaron prohibidas las corridas de toros y peleas de gallos, inclusive en celebraciones de comunidades rurales, realizadas desde hace siglos.

Previo al Período Extraordinario de Sesiones, simpatizantes de organismos defensores de animales se manifestaron pacíficamente en el Congreso del Estado para exigir que la Ley de Protección y Bienestar Animal impida cualquier tipo de maltrato.

En principio, la normatividad estipulaba sanciones en contra de todo aquel que atente contra cualquier animal, sobre todo cuando sea para espectáculos y diversiones. La propuesta facultaba a los ayuntamientos a establecer reglamentos con base a las condiciones sociales de su población.

Pero la presión ciudadana obligó a replantearle y se avaló la prohibición de las peleas de gallos y corridas de toros, así como el entrenamiento de animales con tal fin.

La restricción aplica también para festividades realizadas desde hace siglos por habitantes de comunidades mayas, basadas en sincretismo cultural.

Quien desacate tal determinación será sujeto a pena corporal de hasta dos años.

La aprobación de la Ley de Protección y Bienestar Animal incluye atribuciones a los ayuntamientos para crear un padrón de personas acusadas ante el Ministerio Público (MP) por maltrato, para incluirles en programas de rehabilitación, porque en varios casos presentan tendencias nocivas hacia la gente de su alrededor.

El robo de mascota quedó tipificado como delito grave, porque se ha convertido en una actividad recurrente, similar al daño patrimonial.

Asimismo, se obliga a la Fiscalía General del Estado (FGE) a crear de manera urgente la Mesa Especializada en Atención a Delitos en contra de la Ley de Protección y Bienestar Animal.

La aprobación de la citada Ley fue por unanimidad y celebrada por integrantes de 20 asociaciones animalistas.

En caso de haber alguna inconformidad, puede ser impugnada.