PRIMERA JORNADA NACIONAL DE LUCHA CONTRA ARVOVIROSIS

Kantunilkin.- El presidente municipal de Lázaro Cárdenas Emilio Jiménez Ancona, presidio el evento de la primera jornada nacional de lucha contra el Arvovirosis 2018 y dio el banderazo de inicio de la jornada de diez días de intensa lucha en contra de enfermedades ocasionados por el vector Aedes Aegypty.

Previo a la realización del evento oficial el presidente municipal, acompañado por regidores del cabildo ofreció un desayuno a los integrantes de la brigada de vectores a quienes dijo que cuentan con todo el apoyo y respaldo del gobierno municipal para realizar las tareas de combate al mosquito.

Durante su intervención en el evento oficial el edil indicó, que con el apoyo del gobierno estatal se consiguió equipo nuevo para los trabajadores del área de Vectores y añadió que, el rubro de salud es muy importante para la administración municipal y por eso le están apostando una parte importante de la economía municipal en las tareas
“En las labores de prevención puede estar la solución al problema, porque si bajamos la guardia puede ser terrible si no estamos listos para el combatir al vector, como sucedió en el año 2015 cuando se reportaban 50 casos diarios de dengue clásico y hemorrágico”, exclamo el munícipe.

Indicó que hay total respaldo del ayuntamiento para dar una lucha frontal contra los vectores de tal manera que la brigada de vectores estará realizando fumigaciones durante diez días en las 36 comunidades del municipio.
Finalmente indicó que las autoridades y las instituciones de salud están listas para hacer frente a esta amenaza y no van a jugar con la salud de la población, “vamos a invertir sin importar lo que tengamos que gastar porque la prevención siempre será más barata que si llegara a presentarse una epidemia” acotó.

Por su parte Clemente Xooc, responsable del área de vectores agradeció el apoyo del presidente municipal Emilio Jiménez y reconoció que el gobierno municipal ha sido uno de los más comprometidos con esta labor facilitando los insumos necesarios para llevar a cabo las tareas de prevención lo que se traduce en 11 años sin un solo caso de enfermedades como paludismo y dengue hemorrágico.