PRD DESAHUCIADO, PAN RANCIO Y MORENA MESIÁNICO EN SU DISCURSO: ENRIQUE OCHOA REZA

Y aquí permítanme hacer una reflexión personal de lo que creo que debe de ser una posición muy clara de las priistas y de los priistas ante algunos señalamientos muy precisos que han ofendido a la ciudadanía.

Como ustedes saben yo tengo una hija de dos años siete meses. Se llama Sofía María. Hay veces que uno se despierta en la mañana y dice: Híjole, cómo me voy a levantar a enfrentar los retos del día. Y ve uno a sus hijos y encuentra la fortaleza necesaria para hacer eso y muchas cosas más.

Quisiera pedir que levanten la mano quienes son aquí madres o padres de familia, abuelas o abuelos.

Aquí tenemos padres y abuelos, por partida doble.

Pues bien, yo toco madera porque no me quisiera nunca imaginar que mi hija Sofía María, mi hijita, se enferme y yo la lleve a un hospital y resulte que tiempo después me entere que el medicamento que no la alivió fue producto de que estaba vencido o que estuvo alterado por el enriquecimiento ilícito de un funcionario público.

Como padre de familia no lo puedo aceptar, no podría permitir que una hija fuera afectada por la sinvergüenzada de un corrupto.

Y por esa razón, porque no acepto en términos éticos que algo pase, en términos políticos nunca permitiré que esa corrupción manche a nuestro partido.

Y por eso exijo a las autoridades federales correspondientes a que se cumplan las órdenes de aprehensión en contra de Javier Duarte y los funcionarios relacionados con actos de esa naturaleza, que no tiene nombre y que se cumpla puntualmente el Estado de Derecho en nuestro país.

Los priistas nos morimos en la raya por nuestras convicciones, porque a diferencia de otros, que militan en otros lados, los priistas sí tenemos convicciones a favor de México.

Ahora, enfrentamos a un PRD desahuciado; a un PAN blando y rancio, y al engaño mesiánico de Morena, que no ha cambiado en absolutamente nada.

Aquí estamos reunidos mujeres y hombres priistas que podemos mirar de frente a nuestros hijos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *