MAESTROS DETECTAN ABUSOS SEXUALES EN ALUMNOS PERO NO LOS DENUNCIAN

La violencia y abuso sexual que sufren menores en sus hogares es detectada en las escuelas, sobre todo de Cancún.

Sin embargo, los maestros no le denuncian por temor a represalias, porque algunos maltratadores están vinculados en actividades delictivas, reconoció la directora del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF), María Elba Carranza Aguirre.

Los principales maltratadores son padres inexpertos o padrastros, permitidos por la sumisión de madres.

Tales casos se agravan por la falta de atención especializada y la tendencia es que los maltratados reproduzcan los esquemas recibidos.

La directora del DIF informó que durante el 2018 solo fueron reportados 15 casos de maltrato infantil, canalizados ante las autoridades pertinentes. Los docentes fueron los que denunciaron tales actos.

Pero gran parte no pudo acreditarse porque no hubo elementos para proceder, destacó Carranza Aguirre.

El temor de los maestros también es determinante, pues fueron objeto de represalias y amenazas de muerte.

Aunque también reconoció que si los docentes no detectan tales conductas es porque carecen de capacitación y herramientas para actuar antes este tipo de casos.

Se promueve que la Secretaría de Educación de Quintana Roo (SEQ) prepare a los profesores a fin de que sean protectores de la niñez.

“Buscaremos mayor acercamiento con las autoridades educativas para trabajar en coordinación y detectar más casos posibles de menores que viven en violencia para brindarles la atención que requieren”, destacó.