CONTRASTES EN LOS INFORMES DE CARLOS JOAQUÌN Y PEÑA NIETO

Por Lidya María Collí Noh.
Como hizo Carlos Joaquín, debió haber hecho Enrique Peña Nieto: Enfrentar a los integrantes del Congreso de la Unión, al entregar su sexto y último informe de gobierno y no quedarse en la comodidad de su casa a que los diputados y senadores de la LXIV Legislatura lo criticaran sin estar el presente.
Pero la falta de valor no fue solo de Peña Nieto. Para él fue muy cómodo mandar su informe con su Secretario de Gobernación y dejar que los integrantes del Congreso de la Unión lo despedazaran a sus espadas. Total, el ya se va el próximo 1 de diciembre y que los diputados y senadores “ladren”. La falta de valor fue mas de los integrantes de la LXIV Legislatura porque pudiendo haber obligado a Peña Nieto a que compareciera ante ellos, no lo hicieron. Y quedaron como han quedado todas las anteriores Legislaturas, como simples alcahuetes del presidente.
Se dirá que los presidentes no hacen eso -de dar la cara- por acuerdos tomados, pero ¿Cómo entonces dicen ser los representantes del pueblo y defensores de él ante las arbitrariedades y mal gobierno del poder Ejecutivo?
Y se dirá que Carlos Joaquín si lo hace porque, como López Obrador, llego al poder porque el pueblo lo eligió y no le puede fallar. La razón que sea, pero dice un dicho que el que no debe no teme. Y aquí Joaquín González está dando un ejemplo de democracia, mientras Peña Nieto dio uno de cobardía. Pero la LXIV Legislatura dio uno de sumisión, por más que dice ser oposición.