CONMEMORA EL AYUNTAMIENTO DE LÁZARO CÁRDENAS, EL NATALICIO DEL BENEMÉRITO DE LAS AMÉRICAS.

 

Con un homenaje cívico encabezado por el presidente municipal L. C. P Nivardo Mena Villanueva, autoridades de la presente administración, así como el personal sindicalizado y de confianza, recordaron el 213 aniversario del nacimiento de Don Benito Juárez García.

Una vez concluidos los honores a la bandera, a cargo de la escolta y banda de guerra de la dirección de seguridad pública y tránsito municipal, se procedió a la lectura de una reseña en torno a los principales acontecimientos en la vida de este prócer de nuestro país.

Hijo de Marcelino Juárez y Brígida García, matrimonio indígena de humilde condición, Benito Juárez quedó huérfano siendo niño y cursó sus primeros estudios en su pueblo natal. Tenía veinte años cuando ingresó en el Instituto de Ciencias de Oaxaca, donde se licenció en derecho. Su preocupación por la realidad social y en particular por la situación de los campesinos lo llevó a adherirse a los ideales liberales que venían difundiéndose por América desde la Revolución Francesa y a participar activamente en la política.

En 1831 Benito Juárez fue elegido regidor del ayuntamiento de Oaxaca y, un año después, diputado al Congreso del Estado. Era éste el primer paso de una actividad que le llevaría a ser el máximo mandatario de la nación, aunque para ello debió ascender lentamente en el escalafón político, sortear dificultades sin cuento, padecer el exilio, sufrir la cárcel, encabezar una guerra civil y atraerse la ira de numerosos enemigos.

En 1846 el partido liberal, dirigido por el ex- presidente Valentín Gómez Farías, tomó el poder en todo México y Juárez retornó a la facción liberal. En 1847 y 1848, a lo largo de la guerra de México con Estados Unidos, la cual se llevó a cabo en el sudoeste de Estados Unidos, se transformó en gobernante interino de Oaxaca y entonces gobernante escogido.

En 1858, se convirtió en Presidente de México y al año siguiente promulgó la famosa “Ley de Nacionalización de los Bienes Eclesiásticos”. Logró derrotar la dura oposición de los conservadores en 1860 con la ayuda de Estados Unidos. Peró en 1862 los franceses invadieron México e impusieron como emperador a Maximiliano de Habsburgo. Entonces Benito Juárez lideró la resistencia. Sus tropas derrotaron al usurpador y lo fusilaron en 1867. El mismo año fue reelegido como Presidente de la República. En esta nueva etapa Benito Juárez expandió la educación gratuita y laica por todo el país. También se esforzó por implementar ferrocarriles y telégrafos. En 1871, postuló nuevamente a la presidencia y resultó ganador. Entonces se sublevaron Lerdo de Tejada y Porfirio Díaz acusándolo de fraude electoral, pero fueron derrotados en 1872.

Lamentablemente, Benito Juárez sufría problemas cardiacos y respiratorios. En la noche de 18 de julio de 1872 una angina de pecho le quitó la vida. El pueblo mexicano lo enterró con honores de héroe.